La Medicina Centrada en el Paciente es un modelo de atención médica en el que destaca el papel activo del paciente. Conceptualmente tiene su base en la colaboración y el empoderamiento del paciente o de sus cuidadores, en el caso de los niños. La meta es que se desarrolle una relación de cooperación activa en la toma de decisiones, que a su vez se fundamenta tanto en la evidencia científica, como en la experiencia del paciente.
Se apoya en disciplinas afines como:
  • Educación para la salud. Según la Guía Española de Manejo del Asma (GEMA) “la educación sanitaria mejora el control de asma, reduce las hospitalizaciones, facilita el control de los pacientes y disminuye el gasto sanitario”.
  • Toma de decisiones compartida. Cuando los pacientes están informados, capacitados sobre su enfermedad y conocen los riesgos y beneficios de los medicamentos, pueden participar en la toma de decisiones. Se parte del principio general de que los pacientes implicados en las decisiones de su salud, en colaboración con los profesionales sanitarios que los atienden, se adhieren más al tratamiento y controlan mejor sus condiciones de salud. El asma y la alergia no son una excepción.

COMPARTE ESTE POST

Utilizando cualquiera de los enlaces de abajo: puedes compartirlo en redes sociales whatsapp o por email.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email