La Microbiota intestinal puede afectar en la dermatitis atópica infantil

La dermatitis atópica (DA) es una de las enfermedades crónicas más frecuentes en la infancia. Suele afectar al 20% en niños.

En los últimos años se está realizando mucha investigación sobre el papel que puede jugar la microbiota intestinal en la aparición y evolución de la DA, con el objetivo de poder mejorar el control de la enfermedad.

Es bien conocido que los microorganismos que habitan el intestino son claves en el desarrollo y la regulación inmunológica. Algunas investigaciones han encontrado un desequilibrio en la composición de la microbiota intestinal que podría estar implicado en la aparición de enfermedades alérgicas en personas genéticamente predispuestas. 

Los cambios en el ambiente y en la alimentación de los países industrializados han mejorado muchos aspectos de la vida, pero tienen su impacto negativo en el equilibrio de la microbiota intestinal.

Investigadores holandeses (2) encontraron que la transmisión de microorganismos de madre a hijo está influenciada por la alimentación materna, la toma de antibióticos de amplio espectro, así como el estado de salud de la madre. También puede afectarse por haber nacido por cesárea, el uso de lactancia artificial y la reducción del contacto piel con piel. Penders y colaboradores (3) demostraron que el orden de nacimiento tenía un gran impacto en la composición de la microbiota, de manera que a mayor número de hermanos mayores, las tasas de colonización de lactobacilos y bacteroides eran superiores, mientras que la tasa de clostridios disminuía.

Melli y colaboradores (4) estudiaron el perfil de la microbiota intestinal en niños en edad escolar que vivían en una Región Metropolitana de Brasil. Incluyeron niños con DA y controles. Encontraron mayor presencia de clostridium difficile, Bifidobacterium spp y una disminución de lactobacillus spp. en los niños con DA en edad escolar. Además los niños con DA presentaban un recuento total de eubacterias más bajo.

Algunos autores hablan del eje piel-intestino (5), para referirse a la influencia mutua de los cambios en la composición y función de la microbiota, tanto en el intestino como en la piel. Éste puede tener relación con variaciones en la inmunidad que conducen a enfermedades inflamatorias de la piel como la DA. Algunos estudios mostraron que quienes desarrollaron DA tenían un microbioma intestinal con menor diversidad que los individuos sanos. 

Los probióticos parecen tener un efecto positivo sobre la gravedad de la DA, según han observado algunos estudios, aunque otros no han confirmado este efecto.

Se está realizando mucha investigación en la actualidad, que permitirá conocer cada vez mejor la microbiota intestinal sana y las alteraciones de la misma en la DA. No obstante, falta aún mucho por conocer sobre los mecanismos que afectan al sistema inmunológico hasta que se puedan incorporar estos avances para mejorar la enfermedad y la calidad de vida de los pacientes. La evidencia actual sobre la utilidad de los probióticos para prevenir o tratar la DA es pequeña, aunque se esperan resultados prometedores en los próximos años.

COMPARTE ESTE POST

Utilizando cualquiera de los enlaces de abajo: puedes compartirlo en redes sociales whatsapp o por email.

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email